viernes, 17 de abril de 2009

LOS PÁJAROS TEJEDORES

Los naturalistas consideran los nidos de estas aves las construcciones más asombrosas. Los hacen extraordinariamente sólidos con fibras y tallos de plantas.
El pájaro mosca arma su nido entre dos hojas. Al igual que el pájaro sastre, usa el pico como aguja y la telaraña como hilo.Los pájaros sastre hilvanan hábilmente las hojas que juntan. Para hacer sus agradables nidos usan el pico como aguja y fibras vegetales o telaraña como hilo.
Antes que nada, recogen el material necesario a ese efecto. Cortan largas tiras de hojas o extraen las venas centrales de éstas. Eligen hojas verdes porque secas serían muy rígidas, quebradizas y difíciles de doblar. Sostienen la punta de la fibra con una pata contra un tallo o rama y hacen un nudo para que no se suelte, en tanto que al otro extremo lo retienen en el pico y van tejiendo en forma circular la entrada del nido. Sigue el tejido con otras fibras y durante ese proceso calculan la tensión requerida porque si quedan muy flojas el albergue colapsará. Mientras avanzan en su tarea determinan dónde debe ser ensanchado, curvado y/o engrosado.

Luego de finalizar la confección de la entrada tejen las paredes de arriba hacia abajo, colgados de la estructura, y desde el interior hacia fuera. Cruzan las fibras con el pico hasta que completan un magnífico proyecto.
Arriba y a la derecha tenemos las etapas de construcción de uno de ellos. Primero preparan tiras delgadas de hojas. Después comienzan a desarrollarlo reteniendo un extremo de la tira con una patita contra la rama, en tanto que con el otro extremo realizan el tejido con el pico. Como muestran estas fotos, usan el pico como lanzadera, hilando por arriba y por abajo, alternativamente, la rama u hojas en las que se instala. A la izquierda vemos a un pájaro tejedor finalizando su nido.
Su comportamiento exhibe inteligencia y habilidad de expertos. Sin ningún entrenamiento previo pueden realizar más de una tarea a la vez, como cuando sostienen con una pata el extremo de una fibra y el otro extremo lo operan con el pico. Ninguno de sus movimientos es casual y todos ellos tienen un propósito definido.
Otro miembro de la familia de los pájaros tejedores construye nidos a prueba de lluvias. Obtiene el mortero necesario reuniendo fibras vegetales del entorno a las que mezcla con saliva para darle elasticidad e impermeabilidad.
Es imposible suponer que esas habilidades las adquirieron por casualidad. Sus habitáculos los construyen como si fuesen profesionales consumados con títulos universitarios en varias carreras.
Los sociables pájaros tejedores de Sudáfrica realizan “viviendas” que alojan hasta seiscientos congéneres. ¿Por qué eligen la opción más compleja de construcción? ¿Puede adscribirse esa capacidad a la casualidad?

Algunos pájaros tejedores viven en colonias y construyen nidos con “sombrillas” para protegerse del sol quemante.